Feliz día de Reyes

0
252

Año con año, las niñas y niños mexicanos preparan sus cartas para enviárselas a los Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar, quienes les traerán juguetes, dulces y otros regalos el 6 de enero.

Además, el 5 de enero por las noches las familias se reúnen para comer Rosca de Reyes y chocolate caliente.

Desde esa noche, los pequeños mandan sus cartas; hay quienes las envían al cielo con ayuda de un globo de helio y otros las dejan en sus zapatos en un lugar especial del árbol de Navidad o del nacimiento.

Esta tradición es parte de las celebraciones navideñas en México y se basa en la llegada de los Santos Reyes a Belén para darle presentes al Niño Jesús.

Aquí te decimos todo lo que tienes que saber sobre los Reyes Magos, su origen y lo que hay detrás de esta fascinante historia.

¿Cuál es el origen de la historia de los Reyes Magos?

La historia de los Reyes Magos se remonta al Evangelio según Mateo, en donde se dice que los tres llegaron a Belén en busca del Niño Dios.

En Mateo 2:1-12 se cuenta que cuando nació Jesús, tres magos de Oriente llegaron a Jerusalén en busca del Niño Dios: “

¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo.”

Una vez que el Rey Herodes se enteró de la existencia de un futuro rey que lo quitaría del poder, llamó a los magos y les dijo que una vez que encontraran a Jesús le informaran su ubicación para que él también pudiera ir a adorarlo.

Sin embargo, los tres magos tuvieron un sueño en el que se les reveló que no debían informar a Herodes del paradero del Niño Dios y partieron por otro camino.

Cuando el Rey Herodes se enteró de que los magos habían ignorado su petición, ordenó el asesinato de los niños menores de dos años en Belén.

Los magos fueron siguiendo la estrella hasta que se detuvo sobre el lugar que albergaba a Jesús. Cuando entraron a la choza, vieron al niño con su madre, la Virgen María, y tras postrarse y adorarlo, le ofrecieron tres regalos: oro, incienso y mirra.

De acuerdo con la Enciclopedia Británica, los tres magos alcanzaron el estatus de reyes en el siglo III.

El Evangelio según Mateo no especifica un número particular de magos que visitaron a Jesús, aunque sí menciona sólo tres presentes.

Para el siglo VIII sus nombres eran conocidos: Melchor, Gaspar y Baltasar.

A menudo Baltasar es representado como el rey de Etiopía o Arabia, mientras que Melchor es representado como el rey de Persia y Gaspar como el rey de la India.

En el sitio web “El Teólogo Responde”, el padre Miguel Fuentes explica que “antes del siglo VI ningún autor afirma expresamente que fueran reyes, salvo, quizá Tertuliano que sugirió que se trataba de ‘casi reyes’” y añade que “el arte los presenta como reyes ya desde el siglo VIII, mientras que en las pinturas de las catacumbas de Santa Priscila, de comienzo del siglo II-IV, los representa solo como nobles persas”.

Posteriormente, a partir del siglo VIII, los Reyes Magos “recibirán nombres, con algunas variaciones (los primeros fueron Bithisarea, Melchior y Gathaspa)”.