Envían a México primer lote de la vacuna de AstraZeneca

0
1195

La biotecnológica internacional mAbxience envió el primer lote de la sustancia activa de Oxford/AstraZeneca –equivalente a 6 o 7 millones de dosis– a México para que el laboratorio Liomont culmine con el proceso productivo: empaquetado, etiquetado y distribución por toda la región.

Según información difundida por el portal argentino Página/12, así será el procedimiento durante los meses por venir.

Argentina, dijo, mandará, de forma sucesiva, la materia prima de la vacuna para que el vecino latinoamericano complete el procedimiento. Desde mAbxience operan por adelantado y aseguran que ya van por el cuarto lote de producción. De hecho, prosiguió, estiman, a corto plazo, alcanzar un ritmo de envío tal que se acerque a los 30 millones de dosis mensuales.

La ecuación es sencilla: la planta local debería cubrir lo que desde México pueden envasar (un millón de dosis diarias). En este marco, “es muy probable que nuestro país tenga una porción interesante de la producción final. De esos seis millones por lote, Argentina debería recibir, al menos, de a dos millones en cada entrega.

De acuerdo con el portal argentino, el aporte de la Fundación Slim es clave porque permite el acceso a precios más razonables. A diferencia de otras opciones vacunales que cuestan entre 10 y 20 dólares, la variante de AstraZeneca, según se calcula, sale entre 3 y 4 dólares. De esta manera, democratiza las condiciones de acceso a una tecnología tan sensible como es una vacuna en medio de una pandemia. En un escenario de contagios y muertes que se recrudece en todo el mundo, contar pronto con más dosis es decisivo porque cada día que el procedimiento se retrasa, son nuevas muertes que se acumulan y se podrían evitar.

Está basada en un adenovirus –un patógeno que suele infectar a chimpancés– y fue modificada por ingeniería genética, de manera que tiene la capacidad de expresar la proteína Spike (S) del Sars CoV-2 como vector viral inactivado. Una vez inoculada produce la proteína y el cuerpo –al no reconocerla como propia– genera las defensas que luego protegerán al individuo ante futuras infecciones. Gracias a que el adenovirus fue intervenido, además, no es capaz de replicarse en el organismo. Por ello, tiene un adecuado perfil de seguridad y no produce daños colaterales, salvo contadas excepciones.

En concreto, aunque la droga se asimila lo suficiente al coronavirus, no causa ningún peligro a las personas que, por el contrario, despliegan las defensas del cuerpo (no solo anticuerpos sino también linfocitos T), que neutralizan y luego eliminan a las células infectadas. Así es como genera una memoria inmunológica muy contundente.

El esquema –como la gran mayoría de las plataformas vacunales que están en carrera y ya distribuyéndose– prevé dos dosis porque ello hace que el nivel de anticuerpos generados sea mayor. La eficacia alcanzada por la variante de AstraZeneca alcanzó alrededor del 70%, un porcentaje considerable si se tiene en cuenta que la vacuna de la gripe que los argentinos se aplican todos los años ronda el 60%. En el último tiempo, desde AstraZeneca, anunciaron la realización de ensayos clínicos complementarios con el propósito de incrementar ese porcentaje en los próximos meses.